Nuevas tecnologías en el aula: el camino hacia una nueva manera de enseñar

Las nuevas tecnologías han llegado al aula con la instalación de ordenadores. El libro de texto está inmerso en un proceso de trasformación electrónica. Ahora, los estudiantes aprenden la lección a partir de documentos virtuales. La realidad es que se está digitalizando el contenido. ¿Qué significa esto?

La informática impera en casi todos los terrenos. Todos están haciendo un esfuerzo de adaptación. La educación también lo está haciendo: se ha normalizado el uso de los ordenadores entre los estudiantes, las editoriales han adaptado el material de texto, entre otras acciones. Es un paso muy importante, pero ¿Será suficiente? Parece que la transformación acaba de comenzar y esto solo es una primera etapa. Es como el momento en que un alumno se prepara el estuche para ir al colegio.

En estos momentos y en general, tanto profesores como alumnos utilizan material electrónico. Consiste en un libro de texto tradicional en formato digital. Esto tiene grandes ventajas logísticas: físicamente no ocupa espacio, no pesa, etc. También permite utilizar un gran número de imágenes, vídeos y links a páginas colgadas en internet. Todo permite ampliar información fácilmente. Además, se puede trabajar en grupo a través de intranet o incluso utilizar herramientas cloud computing para compartir cosas.

Hoy día, los niños ya no nacen con un pan bajo el brazo. Traen un ordenador. El esfuerzo más grande ha tenido que hacerlo el profesorado. Ha tenido que aprender el funcionamiento de estas herramientas, utilizarlas y familiarizarse. Los autores han completado la información de los libros a partir de materiales electrónicos al abasto. Se podría decir que la llegada de las nuevas tecnologías al aula es un hecho. Ha servido principalmente para mejorar el acceso a la información y hacerlo más cómodamente.

Las nuevas tecnologías han tramado un nuevo paradigma educativo. La relación entre profesores, estudiantes y autores ha cambiado. El lenguaje como vehículo de comunicación también ha de hacerlo y es una asignatura pendiente. En medio de este proceso de cambio han salido algunas iniciativas que podrían abrir el camino hacia esta nueva manera de expresarse. Una de ellas es la idea webquest, que consiste en un conjunto de plataformas educativas que se caracterizan por acompañar el aprendizaje de una unidad a través de internet, de manera transversal y en grupo.

La webquest es una apuesta por el doctere delectare. Consiste en abordar una asignatura con una visión compleja de la cuestión. Es decir, plantea un tema y activa todas las disciplinas necesarias para trabajarlo: comprensión lectora, matemáticas, investigación, expresión oral, arte, escritura, etc. Me atrevería a decir que el planteamiento de esta idea se encuentra en un punto equidistante entre el libro de texto, la gincana y el juego. Se fomenta el trabajo en grupo, la interacción y el espíritu emprendedor. La base del proyecto es plantear un aprendizaje proactivo en el que los chavales esten más cerca del concepto de estudiante que del de alumno. ¿Esta nueva manera de funcionar podría dar lugar a un nuevo género comunicativo?

Las webquest estan al abasto de todos. Se pueden utilizar y se pueden crear de forma sencilla. Incluso google ha puesto un portal a disposición de los usuarios para normalizar su uso. Pero, ¿Cualquiera puede hacer una webquest? ¿Todas son válidas? La respuesta es no. Es muy importante conocer el autor o la plataforma que la ha impulsado. En este aspecto, el papel de las editoriales es fundamental. Porque es un sello que garantiza tanto la calidad documental, de autoría, como de edición, etc. Y por muchas cosas más. La llegada de las nuevas tecnologías al aula está aportando nuevas maneras de aprender. Estudiantes, profesores y editoriales tienen la responsabilidad de acompañar este cambio. Que tiene que superar el uso de libros de texto digitalizados y hacer un paso adelante hacia nuevas maneras de aprender.

 

 

BLOG
CAT
CAST
Blog
Redes sociales
Trayectoria
Publicaciones