Del consumo colaborativo a la inversión

Los tiempos están cambiando? Más que esto. De hecho, me atrevería a decir que estamos al principio de un nuevo paradigma; los tiempos han cambiado.

Desde hace un tiempo hasta ahora hemos visto cómo la ciudadanía recuperaba la confianza del poder colectivo. De hecho, la fuerza de la gente ha cambiado la dirección de las sinergias, que no solo son cada vez más sólidas sino que han construido plataformas estables y sólidas, que pueden convertirse en nuevas estructuras de funcionamiento social y económico.

A continuación pondré como ejemplo tres proyectos que se crearon para recobrar confianza y lucha colectiva y que ya han entrado en un nuevo escenario en el cual proponen apuestas de inversión; que llegan después del éxito de esta primera época y la solidez de la experiencia adquirida.

Coop57 es una cooperativa de servicios bancarios. A partir de la aportación de sus socios se financian entidades de carácter social y solidario. En realidad, cubre el retraso entre la adjudicación de una subvención y la recepción efectiva de este dinero. Es una solución a un problema social.

Funds 4 Research responde al convencimiento de un grupo de reconocidos periodistas para apostar en salut en favor de un mejor bienestar social. Mediante una asociación sin ánimo de lucro se crea esta plataforma para recaudar fondos para proyectos de investigación y ciencia.

Som Energia nace como una respuesta colectiva a una necesidad social: hacer llegar energía renovable a todos los hogares. Un grupo de entusiastas pensó que no era necesario estar directamente conectado a un molino de viento o a placas solares; sino que mediante una cooperativa de servicios energéticos es posible comprar al mercado mayorista energía procedente de fuentes renovables y volcarla a la red común. De manera que aunque directamente el usuario no reciba energía renovable, la que en su nombre se vuelca a la red común sí lo es.

Han sido personas corrientes organizadas colectivamente quienes ha promovido estas tres iniciativas que, además de la vertiente práctica, son una reivindicación ética, social y medioambiental. Esto empezó cuando los tiempos estaban cambiando. Ahora los tiempos han cambiado y lo vemos en el salto cualitativo de los nuevos proyectos y maneras de hacer de estas mismas entidades, que sin abandonar la actividad explicada continúan innovando y emprendiendo. Ahora:

Coop57 ha comenzado a participar en el capital social de cooperativas y ha invitado a sus socios a hacer lo mismo (de forma directa y sin pasar por Coop57 ). Así se ha actuado con la emisión de títulos participativos de la escuela de teatro El Timbal y de la cooperativa agrícola Marinaleda .

Funds 4 Research ha creado ‘Fuds4Science' , una plataforma de financiación privada para dar un impulso definitivo a proyectos de innovación sanitaria. Se trata de una inversión de carácter colaborativo que da derecho a un porcentaje de participación de acuerdo con las características del proyecto.

Som Energia proyecta la iniciativa ‘Generación kWh' que permite invertir en la producción de la energía que se consume. Es decir, la fórmula consiste en producir colectivamente con el dinero de los inversores y para los inversores. ¿Cómo? En vez de recibir dinero o beneficios, los inversores acceden a la electricidad producida a precio de coste. [Nota: el concepto sin literatura es que la contrapartida explicada es gracias a haber hecho efectivo un préstamo a la cooperativa a coste 0 que se irá devolviendo anualmente a lo largo de 25 años].

A través de estas tres entidades hemos visto cómo las personas creen cada vez más en las personas. Hemos visto cómo se han generado proyectos de consumo colectivo serios y de una gran responsabilidad social. Verdaderamente innovadores e incansables que desde la madurez abren nuevos caminos, ahora de inversión; más competitivos, que demuestran la fortaleza de la gente que los integra.

 

 

BLOG
CAT
CAST
Blog
Redes sociales
Trayectoria
Publicaciones