CAT
CAST
Blog
Redes sociales
Trayectoria
Publicaciones

Asociaciones 2.0

Algunas voces lamentan que el mundo asociativo esté de capa caída. Parece que el cómputo de entidades registradas se reduce. Que se está deshaciendo el tejido asociativo. Y que el nombre de personas que las configuran es cada vez menor. ¿Esto significa que la conciencia de las personas está cambiando y la gente está cada vez menos comprometida socialmente? La verdad es que, lejos de lo que pueda parecer, la realidad es bien distinta.

Los canales de comunicación han cambiado y las maneras que tiene la gente para relacionarse también. Internet ha puesto al alcance de todos la posibilidad de crear grupos en formatos y plataformas muy diferentes; además, con unas posibilidades que hasta ahora eran inimaginables. Plataformas como Facebook han facilitado encontrar complicidades a solo un clic de distancia. Las comunicaciones han evolucionado mucho y las personas nos hemos acostumbrado a ellas. Gracias a esto, internet se concibe cada vez más cerca de las relaciones basadas en el “face to face”.

La sociedad necesita relacionarse y comportarse de forma responsable con los propios ideales, comprometerse socialmente, etc. Hasta ahora esto se traducía en una implicación, a gusto del consumidor, en asociaciones próximas. Hoy día, todo el mundo puede expresarse, organizarse y contribuir a la sociedad desde las posibilidades que ofrece la red. Lo que es más difícil es hacer una radiografía de este fenómeno. Es decir, localizar geográficamente tanto los miembros como el campo de acción de lo que podríamos nombrar como grupos o asociaciones virtuales. Las facilidades de participación también han hecho que a menudo el compromiso sea más efímero. Porque es muy fácil tanto vincularse como deshacerse. Por eso, las adhesiones a causas sociales se han multiplicado. El hecho es más virtual que material. Existen y es efectivo, seguramente mucho más que el tejido asociativo convencional.

 

 

BLOG